23 octubre 2010

21 octubre 2010

La ventana indiscreta IV

Soy consciente de que ya viví más de un tercio de mi vida, y debo decir que estoy muy feliz con mi familia (tengo un maravilloso esposo y un pequeno hijo que me chifla), estoy viviendo en una ciudad hermosa, serena y relajada. Agradezco a Colombia por darme un espacio para vivir mi presente.
También extrano a mi gente y a Venezuela, seguiré luchando por ella, y eso lo saben.
Si miro hacia atrás debo recalcar que estoy orgullosa de todo lo hecho, y de lo que no, pues supe aprender las lecciones correspondientes.
Tengo el amor de mis padres, de mi hermano y su esposa, de grandes amigos invaluables regados por el mundo y de muchos conocidos que han sido verdaderamente especiales cuando se cruzaron conmigo.
A todos les estoy agradecida. Especialmente a Dios por este nuevo aniversario de vida que me hace plantearme nuevos retos hacia el futuro, también por regalarme esta preciosa luna que fotografié hoy para la serie indiscreta que capturo desde mi ventana.

18 octubre 2010

Pastores en venta

Ya empieza a sentirse el aire navideno y es inevitable pensar en árboles, adornos, regalos y nacimientos.
Aquellos que conservan la tradición de armar pesebres con casitas, animalitos y personajes propios del pasaje bíblico, tienen a su disposición a estos coloridos chicos (pastores, carreteros, vendedores, y la virgen María embarazada) que muestro en la foto.

La turca en este caso es mi mamá que está en Venezuela. Si quieren alguno pueden escribirle a marthacpardog@hotmail.com (o a mi, monicaurbinapardo@gmail.com y les hago el link). Los precios oscilan entre 100 BsF y 230 BsF.

La pared mutante

Justo en la carrera 4, entre las calles 13 y 14 hay una pared especial. El arte callejero encuentra en ella un soporte de expresión delicioso que muta mes a mes, porque los graffiteros van plasmando su expresión en capas, capas y capas...
Lo más sabroso es que no son rayas, pintas de esas horrorosas que causan muecas en el alma, sino verdaderas ilustraciones, unas más dulces que otras, pero todas con estilo propio y técnica de esa que no se aprende sino que va en los genes marcada como talento.
Un domingo pasando por allí, capturé a estos artistas con sus sprays haciendo una capa nueva. Me encantó que tienen plena libertad de acción, no hay policías corretéandolos, ni acosadores
matraqueando. Comprendí que aquí, por lo menos en esta parte de Bogotá, se considera que el graffiti no es delincuencia, sino una forma de expresión urbana.
Estas ilustraciones ya no están en esa pared. Hay nuevas, hermosas y coloridas, de estética pin-up, indígena o futurista, imagino que producto de otros artistas de paso. Yo, seguiré contenta divirtiéndome con la psicodelia de este muro mutante, escondido entre las elegantes casas coloniales y las construcciones cincuentonas de La Candelaria.

04 octubre 2010

Amor villano

No soy una mujer de marcas. Me verán por ahí con un jean de buhonero, blusa de Pima Cotton, collares hechos por indígenas, zapatos Nine West y cartera Longchamp. Es decir, todo revuelto sin buscar lucir prendas dentro de la misma "categoría de moda"; lo que requiero es que me guste, nada más.
Pero obviamente tengo debilidad por algunas firmas, entre ellas dos que nombraré a continuación. ¿Y por qué las nombro? pues porque con la alianza que hicieron, lograron una línea que me trae de cabeza.
Venomous Villians es la nueva travesura de MAC que incluye en su look a unos cuantos villanos de Disney, todos tan atractivos como coloridos. Tengo montones de cosas MAC y además, una de mis grandes pasiones es precisamente seguir a los malos animados... así que esta vez ¡no hay hippie más happy que yo!
Lipgloss, labiales, rubores, sombras y otras cosas más, inspirados en Cruella De Ville, Dr. Facilier, Maléfica y la bruja de Blancanieves, están listos para esas delicadas sesiones de "latonería y pintura" que las chicas sostenemos casi a diario. Todo gracias a estas marcas que me gustan tanto.
Yo, por lo menos, quiero todos los de Maléfica (que me encanta con su bata goajira-dark) y de la madrasta malísima de Blancanieves (a la que, vale acotar, le tenía pánico en mi ninez).

*Se vale este post como deseo de cumple...